Q.D.: Lpgc, 12 de agosto de 2017

Antes que nada, saludaros a todos/as.

Se que he estado desconectada, pero sólo porque he estado viviendo, y estad seguros de que os he echado de menos a todos y cada uno de vosotros/as.

Cada día descubro qué, puedo hacer cosas que no creí poder volver a hacer o que ya ni  siquiera me planteaba que podría hacer. He vuelto a vivir, a creer, a desear, a ser feliz, ya sabéis, esas cosas que hacen que la vida valga la pena. Supongo que no hay nada como estar más muerta que viva para no olvidarte de disfrutar cada pequeño o gran momento que se nos presenta.

Oh chicas, tengo que contaros algo. Hace unos días vi algo qué, desde el primer instante desee llevármelo a la boca y saborearlo durante el resto de mi vida. Era perfecto para mi, tamaño, grosor, color, tacto, calidez y textura; y su anfitrión es un encanto aunque me temo que aún no sabe lo especial que puede llegar a ser cuando decide comunicarse.

Y si chicos, nosotras también tenemos preferencias, y es cierto qué; podemos quedar satisfechas con muchas y distintas, que otras son tolerables aunque no memorables y que a otras les pondríamos ordenes de alejamiento; y después está esa, ella, la que desde que la ves y la tocas sabes que es perfecta para ti, y que la desearas siempre. Si chicos, que no os engañen, que eso del tamaño son sólo rollos que os montáis vosotros solitos en los vestuarios del gym. Y que las chicas tenemos un criterio propio del que depende qué; inventemos mil maneras de darle placer a nuestro chico porque su placer es el nuestro, o que nos convirtamos en muy “tradicionales” lo que se traduce en, busco la manera de jugar lo menos posible con ella.

En fin, que me muero por descubrirla…

 

¿Recordáis que os dije que estaba leyendo a varias autoras de literatura erótica?, f037873b359c0872a88f9ae53e8846f8--dress-drawing-drawing-art.jpg pues bien, he leído más de ochenta libros en dos meses y si tenéis la oportunidad nos os perdáis las bibliografías de la española Megan Maxwell y la norteamericana Maya Banks. Sus obras son geniales, y además buena literatura si os gusta la novela erótica. Puede que algunos/as no os hayáis plateado leer sobre el tema, pero si me permitís una sugerencia, deberías intentarlo, y acabaréis descubriendo que la literatura erótica no es un puñado de libros guarros como nos han hecho creer, sino relatos de maneras distintas o parecidas a las nuestras de vivir la sexualidad.

¿Sabéis esa sensación que se tiene cuando descubres en una tienda esos zapatos o esa blusa o ese vestido que lleváis tiempo queriendo encontrar?, ¿Del que no habéis imaginado modelo, color y adornos?, ¿Ese que cuando lo veis en la percha o en la estantería de un escaparate, sabéis de inmediato que es el vuestro?, ¿Ese que os quedará como un guante y con el que os sentiréis especiales y seguras?. Pues ese vestido es el que yo encontré hoy, me resulta una sensación deliciosa.

Chicos/as, nos estaremos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida.

Anuncios

Q.D.: Lpgc, 01 de mayo de 2017

Lpgc, 1 de mayo de 2017

Hoy por fin, he hablado con mi mejor amiga, hacía tiempo que no hablábamos y aún así, ha sido fácil, como si nunca hubiéramos dejáramos de hablar, durante tantísimo tiempo. La quiero, la extraño, y necesito su complicidad como la necesitaba cuando era niña. Y de lo que estoy segura es de que ella siempre estará ahí para mi y yo para ella.amapolas-silvestres_21098151.jpg

Recuerdo las excursiones al cercado que estaba detrás de la casa de campo -a lo que nosotros llamábamos ir “al campo”-, cuando íbamos a coger amapolas, cuando ella cogía un montón de bichos y yo no podía ni con una mini hormiga sobre mi mano, jugar con las muñecas Nancy, bailar, jugar al clavo en la playa, y mil juegos más… todos y cada uno de los que forjaron lo que ahora somos, lo que siempre seremos. hermanas de corazón, te quiero prima. 

Se que hace mucho que no os cuento que ha sido de mi vida. Sin duda, han sido unos días, quizás unas semanas, intensas. he pasado gran tiempo de este leyendo casi todas, sino todas, las bibliografias, de las prolíferas escritoras Megan Maxwell y a Maya Banks.

La obras de Maya Banks son increíbles, la narrativa es tan descriptiva que te hace vivir cada escena del libro como si estuvieras viviéndolas en lugar de leerlas, el tratamiento que le da a la sumisión y a la dominación es de lo más apetecible, erótico, sensual y honesto. 

Con respecto a las obras de Megan Maxwells, tienen una descriptiva sensual y cargada de erotismo y emotividad que te transportan a las vivencias de los personajes de sus libros, y el trato que da a la sumisión y a la dominación es exquisito. Pero sin duda, lo que más me ha enamorado de su obra es qué, cada personaje de cada historia, libro o trilogía, entre ellos, están relacionados, no sólo en la propias trilogías, sino entre el resto de su obra, es como si cada historia fuera la continuación de la anterior, dónde los personajes obtienen relevancia en función de la historia de la que forman parte, y cada personaje, sitio, país y trama esta entrelazadas entre si, y llegas a sentir que conoces la historia desde el principio hasta la fecha. esta es una sensación increíble para el lector.

He saboreado con más intensidad mis clases y he terminado con un estúpido juego al que ya no me gustaba jugar, no entiendo por qué la gente acostumbra a hacer difícil lo que no lo es. No entiendo a aquellos que carecen del valor suficiente para hacer lo que deben sin excusas. Pero si se qué, <>>, lo que hace la decepción sea aún mayor

Q.D.: Lpgc, 1 de abril de 2017

Lpgc, 1 de abril de 2017

Chicos/as, creo que soy una yonki de la lectura, y es que sublima y me extasía. Hacía años que no lo había podido hacer; al principio no tenía dinero para comprar libros, después no estaba bien para leerlos aunque los pudiera comprar, y después no veía…, sin embargo, ahora puedo…

Una semana rara, tuve que suspender mis tutorías de la semana, y como no podía hacer mucho más, decidir hacer lo mismo que había hecho los primeros días de esta, leer… devorar letras, palabras, frases, páginas y libros… La saga de “pídeme lo que quieras”, de Megan Maxwell, escritora española. Cinco libros –“pídeme lo quieras”, “pídeme lo quieras o déjame”, “pídeme lo quieras, ahora y siempre”, “pídeme lo que quieras y yo te lo daré”, y “el kamasutra de pídeme lo que quieras”-, que consiguieron abduccirme como si fuera succionada por otro mundo, el mundo de Eric Zimmerman y Judith Flores. Si chicos/as, esta historia trascurre entre España y Alemania; y es una verdadera gozada leer una buena historia sobre una pareja, su familia y sus amigos, donde los nombres sean tan cercanos y ambientada en un país que conozco muy bien y en otro que durante años comparte convivencias y costumbres con los míos 

 .images (3).jpg    images (1).jpg     images.jpg     images (2).jpg     el-kamasutra-de-pideme-lo-que-quieras_9788448018290.jpg

despúes de tantos días en casa inmersa en la lectura, olvidando comer, hablar, caminar y hacer cualquier otra cosa cotidiana, de repente tuve que salir a la calle, lo que fue una verdadera sorpresa descubrir el aire en mi cara, y cuanto necesitaba yo ese aire; y de repente, cuando el aire acariciaba mi cara, sentí como la vida volvía a mi, envuelta en un halo de absoluta felicidad. Y en ese momento sentí la necesidad irrefrenable de ralentizar el paso y disfrutar a partes iguales de mis libros, de mi vida y de aquellos que me rodean.

Estos días han sido doblemente placenteros, tanto por las lecturas, como por la cantidad de emociones distintas que me han invadido. 

He pensado que debería abrir una nueva categoría dónde os cuente una reseña sobre el argumento y mi opinión sobre aquellos libros que he leído en los dos últimos meses, y aquellos que continúe leyendo, espero que me contéis que os parece la nueva sección y si vosotros leéis alguno de los libros de los que os hablo, yo sería feliz leyendo vuestras opiniones a cerca de los mismos.

También ahí, os contaré sobre esos libros de Maya Banks, que os prometí comentar.

Hoy he recibido una emocionante visita, dos a8664524-Esta-es-una-ilustraci-n-de-dibujos-animados-de-una-jirafa-Foto-de-archivo.jpgmigas, las quiero a las dos, pero de una de ellas estoy total y absolutamente enamorada, es un dulce de leche relleno de chocolate, y eso ahora que aun es pequeña, imaginaros que sentiré a medida que la vea crecer. <<¡Bravo!, por mi niña>>.
Ha sido una mañana estupenda y antes de que se acabará, ya tenía ganas de que se repitiera; y sin duda eso sucederá pronto, y también vendrá mi princesita. Y no creáis que no tuvimos nuestro rato de cotilleo, de conversaciones intimas y de conversaciones banales. -Diréis ¡cotilleos! ¡¿cotilleos?! -, pues si chicos/as cotilleos, porque a veces mola un poco de cotilleo con un café.

Estoy cansada y necesito irme a la cama, Así qué, nos estamos hablando mientras en mi vida siga habiendo viva. Te pienso.

 

 

Q.D.: Lpgc, 21 de marzo de 2017

Lpgc, 21 de marzo de 2017

No se si seré capaz de contaros como me siento, veréis hace mucho tiempo que no sentía esta sensación de controlar mi vida y mi entorno, pero sobre todo de sentirme cómoda, realmente cómoda haciendo aquello que deseo.

Desde siempre hice de mi casa un refugio infranqueable para todo y todos los que podían o querían hacerme daño. Aprendí a disfrutar de todo el tiempo que estaba en casa, de la soledad y la paz que respiro en ella; y esto con la misma intensidad que aprendí a disfrutar cada uno de los instantes que pasaba fuera de casa, tanto por trabajo como por placer. Pasaba demasiado tiempo trabajando con un pie en el coche y el otro en un avión, y eso me ayudó a aprender, a pasos agigantados, cuanto necesitaba desconectar de la vida laboral para disfrutar plenamente de mi vida privada y al contrario.

Al principio ese tiempo lo compartía con el hombre más especial en mi vida, mi hijo; y después el tomó las riendas de su vida y yo no tuve problemas para gestionar la nueva situación. Y creédme cuando os digo qué, asumir el rol de madre y de padre para con él, es lo mejor y de lo que más he disfrutado en mi vida; y viendo lo orgullosa que siempre he estado y estoy de él ahora, creo que no lo hice tan mal.

Volviendo a lo que os contaba, he vuelto a recuperar la sensación de bienestar y tranquilidad que siempre tuve en mi casa y fuera de ella, me he pasado los últimos días leyendo y ha sido muy especial, sin embargo, lo más significativo ha sido la tranquilidad y la serenidad que he recuperado y que me ha hecho disfrutar de los libros en los que me he zambullido estos días. Así qué, después de mucho tiempo, vuelvo a disfrutar de cada cosa que hago o me viene, por muy insignificante que parezca, y de cada persona con la cruzo algunas palabras o mantengo grandes conversaciones.

En estos últimos meses he recuperado más de lo que ni siquiera podía imaginar, cosas que olvidé por completo después del coma, cosas como a mi, lo que soy, lo que siento y lo que deseo, pero por encima de todo he vuelto a este mundo casi como era antes, y digo casi porque además de todo eso he vuelto a crecer como persona, como mujer, como madre y como padre, y eso está bien, en realidad está muy bien.

Tampoco quiero olvidar que mucho de todo esto es gracias a mis nuevos y antiguos compañeros de estudio y a mis profes que están ahí, y que hacen que me muera de ganas de compartir con ellos.

Desde muy pequeña he sido una lectora empedernida y escritora de mis diarios que siempre guardé con un exagerado celo. Mirando atrás, recuerdo con dulzura mis primeros diarios; eran páginas de un librito escritas a boli de tinta azul, frases con muchísimo sentido para mi pero con el aspecto de una lista de la compra; supongo que eso tiene mucho que ver con que yo tuviera 7 añitos. Y ha sido ahora cuando he sentido la necesidad de escribir como siempre lo he hecho, pero esta vez, para compartirlo con vosotros. Algunos de mis amigos me han contado que les parecen mis páginas, y os confieso que es una sensación agradable tener esas conversaciones; por lo que espero qué, vosotros también os animéis a contarme vuestras impresiones de las que seguro disfrutaré leyéndolas.

Y que duda cabe qué, también ha vuelto mi parte más perversa y sexual, como no podía ser
de otra manera; me giro para verle el culo a estos tipos impresionantes que me cruzo por la calle, <>; fantaseo con algunos y paso a la acción cuando me dejan, que son menos veces de las que a mi me gustaría. Pero soy una persona que draw6.jpg
cree en el ser humano y “-Espero pacientemente a que esto mejore”. <>

Nos estamos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida. Te pienso.

Q.D.: Lpgc, 20 de marzo de 2017

Lpgc, 20 de marzo de 2017

Acabo de terminar de leer la última página del cuarto libro de la Saga de Valeria, de la que ya os hable, y la mejor forma de explicaros que me han parecido los tres de los cuatro libro que me quedaban por leer es deciros que los he leído de un tirón en los últimos tres días.

Aún estoy abrumada con tantas letras, ideas, historias, sensaciones, sentimientos y viajes a mis recuerdos, a medida que me sumergía más y más en los desenlaces de las aventuras y desventuras de Valeria, Lola, Carmen y Nerea. Sin embargo, fue en el ultimo de los libros, “Valeria al desnudo”, en el que tuve la necesidad de recordar mi historia, o mejor dicho, en rememorar los fragmentos de mi historia que me asaltaban sin que yo los reclamara.

En las primeras páginas de mi diario, os conté como me había declarado a un chico y que por respuesta obtuve justo “ninguna respuesta”,“- ¿recordáis?”, se hizo literalmente el loco. Además de que yo no le interesaba de la misma manera que él a mi, no sabía muy bien que pensar. Un amiga que dice hablar mucho con él, dijo…, en fin, dijo muchas cosas, y dijo también qué, a ella solita se le ocurría pensar que no había dicho nada para no hacerme daño.“- Estúpido, ¿no?”. tres-monos-oir-ver-callar.jpgY ha sido está tarde leyendo “Valeria al desnudo” cuando entendí como me sentía. Decepcionada, si, decepcionada, por pensar que me podría interesar por un chico cobarde, que ni siquiera era capaz de enfrentar un, “te miro a los ojos y te cuento que yo no siento por ti lo mismo”. Y no me mal interpretéis, no estoy ni enfadada, ni resentida ni creo que sea mala persona, y sigo teniéndole un cariño especial porque aunque seguro que ni siquiera lo pretendía, me ayudó a salir de una burbuja en la que no me gustaba estar, y en la que estaba atrapada desde que me desperté del coma. En fin, está claro que hacerse el loco no es la mejor actitud para dirigirse a una mujer.

“- Tenedlo en cuenta chicos, no queréis ir por ahí decepcionando a las mujeres”. Porque la mayoría de nosotras somos lo suficientemente inteligentes para encajar respuesta que no nos gustan; si no fuera así, no haríamos determinadas preguntas.

Se que aún no os he contado mis impresiones sobre la Valeria de Elizabeth Benavente, ahora también mi Valeria, pero vais a tener que perdonadme porque sigo teniendo mi cabecita en plena ebullición de ideas, excitación y toda clase de pensamientos. Así que necesitaré calmar todo esto antes de ser capaz ni siquiera de entenderlo para poder contaroslos a vosotros. Pero os prometo que lo haré. Y os dejo este fragmento para adelantaros algo desde ya:

¿Y Valeria? ¿Que pasa ha pasado con ella? Porque primero le costó meterse en sus propios zapatos y más tarde no estuvo segura ni siquiera de lo que veía en el espejo cuando se miraba. Y por mucho que se empeñara en ver la vida en blanco y negro, Valeria sigue siendo la misma mujer a veces insegura, a veces demasiado firme, a veces tierna o vulnerable… Ahora no me cuesta tanto dejar ver a la gente a la verdadera Valeria. Al desnudo.

Y eso si, intentaré parar de leer algún tiempo, para mimetizarme con mis libros de la uni, que me reclaman ya, con gritos ahogados en la desesperación, por mi evidente abandono hacia ellos.

Una de mis buenas amigas pasa por unos momentos muy duros y me gustaría poder hacerle más fácil estos días, espero que sepa cuanto la quiero y cuanto deseo que esté bien. 

Nos estamos hablando mientras en mi vida siga habieno vida. te pienso.

Q.D.: Lpgc, 16 de marzo de 2017

Lpgc, 16 de marzo de 2017

Había asumido que esta sería una semana de las de corren más rápido y en las que me faltan horas. Documentos que solicitar, trámites que realizar, horarios que cumplir, el curso de psicología criminal, las tutorías de Psicología y mi recién retomada adicción a la lectura.

Y sin duda estaba equivocada, esta semana no iba a ser una semana rutinaria y maratoniana, plagada de aburridos trámites y pocas horas que me sacaran de la arrolladora  vorágine que me llevarían a acabar la semana rogando para que nadie me propusiera un ingenioso plan que no fuera el de pasarlo en la cama sin hacer nada más que no hacer nada.

Sabía que este curso de Psicología Aplicada a la investigación criminal y evaluación del delito me iba a resultar interesante, pero nunca imagine que me fuera a impactar y por razones distintas a las académicas. El ponente de hoy, un alto cargo de un Centro Penitenciario, realizaba su ponencia que versaba sobre “el agresor sexual en prisión”.

Empezó algo dubitativo, casi parecía descolocado, pero enseguida se hizo con la ponencia, 172-3.pngcon su posición de poder frente a nosotros ya que era el poseedor de la información que allí se manejaba. Me pareció alto, quizás 1,80 o más; con espaldas anchas, su voz era profunda y varonil, en su pecho daban ganas de acurrucarse, ¿y sus brazos? <<joder>> estuve a punto de gritarle que me diera refugio, en sus grandes y apetecibles manos no había alianza, y todo él destilaba un tono autoritario que me atrapaba, que si bien habría perfeccionado en los años de trabajo, no me cabía la menor duda de que ya lo poseía antes de siquiera graduarse.

Cuando respondía a una de mis cuestiones me mantenía la mirada sin desviarla ni por un momento, aun cuando yo hice eso mismo durante toda su ponencia. Eso me satisfizo enormemente, y <<¡oh, dios mio!>> consiguió que varias veces me perdiera en cavilaciones de dónde y como me gustaría tenerlo lejos de esa ponencia. En una de mis ausencias pensé en cuanto se parecía él al Víctor de Valeria, o al Dash de Joss. Personajes a los que tenía frescos en mi memoria debido a mi creciente necesidad de sumergirme en las historias de mis libros.

He vuelto zambullirme en la Saga de Valeria, de Elizabeth Benavente, ¿recordáis? “En los zapatos de Valeria”, “Valeria en el espejo”, “Valeria en blanco y negro” y “Valeria al desnudo”. Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, pero este dicho no reza para la buena literatura, porque la tercera parte es igual de buena que la primera y la segunda. Os contaré mis impresiones después de haberlos acabado de leer, aunque desde ya os digo qué, me gustan.

Y tengo que contaros algo especial para mi, ya tengo mi primera bata blanca. Cuando empezamos, mis compañeros y yo esta andadura, uno de nuestros tutores nos dijo que nos empezarían a tratar como profesionales pero que no seríamos psicólogos hasta no acabar el grado, con lo cual, ahora eramos seudo-psicologos. Y es ahora, con mi primera bata, que me siento preparada para ser tratada como una profesional, aunque aun sólo sea una estudiante. Ahora creo que me gustará aun más ser investigadora en las pecs (experimentos) de las distintas asignaturas.

Me vuelvo con Víctor y Valeria, no puedo esperar para saber que va a pasar con ellos; ni para averiguar como será el vestido de novia de Carmen y que le parecerá a Borja cuando la vea de esa guisa; y si la transformación de Nerea es sólo un espejismo o un hecho consumado; o si Lola acabara cambiando el fornicio, como le gusta llamarlo, por una relación romántica. Lo que deseo ahora es volverme con ellos antes de caiga rendida en los brazos de Morfeo para soñar con los Victor y los Dash de mis mundos.

Así qué, nos estamos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida. Te pienso y le pienso a él, a mi Víctor particular.

Q. D.: Lpgc, 9 de marzo de 2017

Lpgc, 9 de marzo de 2017

Semanas complicadas en la que os he echado de menos. Un malestar físico que no me dio tregua por 2 semanas. Muchísima información que asumir y procesar en el mínimo tiempo. Ganas incontrolables de devorar libros por el puro placer de la propia lectura.

Os prometí contaros que me pareció la lectura de “los príncipes azules también destiñen”, y es lo que me propongo hacer a continuación; Sam y Kate se conocen desde jóvenes y tras vivir un idílico amor que traspasaba fronteras y formar una preciosa familia fueron feli9788492929641.jpgces hasta que sucede algo inesperado. Terry, la hermana de Kate, y Michael, el hermano de Sam, siempre han estado junto a ellos y entre ellos surgen chispas aun cuando son consciente de que puede terminar en cortocircuito, por lo que intentar no enredar más las cosas. Sin embargo, la vida es caprichosa, y todo se enreda entre ellos . “Los príncipes azules también destiñen” te demuestra que las segundas oportunidades si existen, sobre todo, si realmente quieres a alguien con el corazón.

Descubridla, su lectura os atrapará y os hará vivir toda la historia junto a los protagonistas de la misma.

En los 5 últimos días he leído 7 libros, ha sido una maratón realmente placentera; por mil circunstancias durante años no pude hacerlo y creo que era algo que deseaba y necesitaba. No todos puedo decir que sean altamente recomendables, ni siquiera recomendables, pero si me impactaron 3 de ellos, una trilogía de Maya Banks, Rendición(1, 2, 3), cuyos títulos son los siguientes: “Déjate llevar”,” Cae en la tentación”“Quédatelo todo”.

Esta es literatura romántico-erótica, dónde nos muestran la verdadera cara de la sumisión y la dominación; lejos de todos esos estereotipos que equiparan este modo de vida a lo puramente físico y al pensamiento de que dominar se limita a disfrutar con el dolor infligido al sumiso. Y nada más lejos de la realidad.

He aprendido que el mundo de la dominación y la sumisión va más allá de lo puramente físico; que una sumisa no pone en manos de su dominante su bienestar, su vida y su placer porque no sea capaz de tomar sus propias decisiones, sino todo lo contrario, es lo bastante fuerte y confía y ama tanto a su dominante que le confía su bienestar y su ser, a sabiendas de que será siempre la prioridad número uno para su imagesdominante. Que un dominante nunca descuida el bienestar, la protección y las necesidades de su sumisa; decidiendo por ella si, pero siempre anteponiéndola, incluso a su propio bienestar.

Se valora sobre manera la entrega física pero se valora de manera inconmensurable la entrega emocional, porque es la verdadera entrega.

Os dejo algunas citas que para mi han sido reveladoras;

Es mucho más fuerte. Una mujer puede dar su cuerpo, pero no compartir nunca su alma o su corazón. Eso es una victoria bastante vacía. Sin embargo, una mujer que se entrega emocionalmente al hombre que tiene su propio bienestar es sus manos es algo valiosísimo. Y eso es lo que quiero de ti, Kylie. tu entrega emocional. Tu confianza, tu corazón. Tu alma.

Ella necesitaba un hombre que la amara, que la protegiera de cualquier daño, que le diera abrigo, un lugar dónde refugiarse del resto del mundo. Necesitaba un hombre al que acudir, alguien a quien confiarle su protección ante cualquier amenaza. Una amenaza no sólo física sino emocional, porque esta última era muchísimo peor que la física.

Le despertaba el instinto de protección; hacía que quisiera tratarla con delicadeza, amarla y protegerla de todo lo que pudiera hacerle daño, ya fuera física o emocionalmente.

¿Es que no habéis deseado esto alguna vez?, ¿es que no habéis deseado poder confiar vuestra seguridad y vuestra confianza a la persona con la decidís compartir la vida?, ¿es que no habéis deseado que fuera vuestro refugio y que en sus brazos nada pudiera haceros daño, porque él no sólo se cuidaría de que nada os pasara sino que estarías seguras de que él nunca os haría daño a propósito?.

images (1).jpgYo os confieso que si he deseado tener esta complicidad y absoluta confianza con mi pareja, y que he sufrido enormemente cuando he descubierto que en ellos no podía confiar; que no querían ni deseaban ser ni mi refugio ni mi confidente, ser al que abrirle mi alma y mi corazón, aquel con el que no tener secretos, y sin dudarlo poner mi seguridad y mi vida en sus manos, y saber que nada podía ser mejor que eso.

Y ahora descubro que todo eso que deseo tiene nombre, y se llama ser sumisa y desear tener a mi dominante. ¿Entonces por qué se han empeñado en enseñarnos que la sumisión-dominación es perversión antinatural?, ¿qué todo se limitaba a posesión física con dolor y placer por el mero hecho de infligir dolor?, ¿por qué nadie nos contó que la sumisión es entrega incondicional y la dominación es el deseo más intenso de protección del bienes9788415952282.jpgtar físico y emocional de su sumisa?.

Si aceptáis mi consejo, leeros esta trilogía. No es que os vayáis a convertir en sumisas y dominantes, pero sin duda reflexionaréis sobre el significado de entrega y protección hacia aquella persona a la que amáis y con la que quizás compartís vuestra vida.

Nos seguiremos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida. Te pienso y le pienso a él.

Q. D.: Lpgc, 14 de febrero de 2017

Lpgc, 14 de febrero de 2017

¿Día de los enamorados?, ¿día de cariño te quiero tanto que no necesito demostrártelo con un regalo?, ¿es que yo en eso no creo cielito?, ¿excusa para que los novios “ratas” digan que sólo es un invento de los comerciantes para vender y no te regalen ni los buenos días?, y de vez en cuando un “feliz día de los enamorados con un regalo especial, que no tiene que ser uno de esos regalos caros, sino uno de esos con verdadera imaginación y de los que ni se olvida uno del regalo ni del placer que la experiencia te proporcionó”. Supongo que todas estas respuestas sirven; no se vosotros/as, pero a mi me han tocado de todos ellos alguna vez.

Para mi este día empezó de pena, y a medida que avanzaba el día parecía que no mejoraría, pero conseguí pararme y darle la vuelta… 

Las felicitaciones de los amigos/as fue un fantástico paréntesis en mi día, pero se acabó antes de lo que me habría gustado y de vuelta a la realidad…

LLegé a casa y me puse algo cómodo que me hace sentir especial, tome un gran bol de fresas muy dulces, una cantidad indecente de donuts de azúcar y una enorme caja de chocolates, deliciosos chocolates de café, de avellanas, de mousse de cacao y de cerezas con licor. El  cava bru nature que es mi favorito, las burbujas se movían y siseaban en el interior de la copa, y a cada trago me cosquilleaba la nariz. Las fresas, el chocolate y el cava siempre me ha parecido lo más delicioso al paladar, el dulzor de las fresas con el chocolate con el amargor y sequedad del cava me resulta simplemente exquisito.

Y así decidí acabar mi día de los enamorados, con el éxtasis de mi paladar y una novela erótica, que si bien cumplió su propósito no resulta especialmente recomendable.

Y chicos/as, no penséis que me he olvidado de contaros que me pareció la historia de la que os hablé hace unos días, “los príncipes azules también destiñen“, es que aún necesito asumir la última pagina del libro y hoy no es un buen día para hablaros de sus excelencias.

Nota mental: No olvidar encontrar un novio de los que hacen “regalos especiales” para el próximo día de los enamorados, uno de esos que organizan veladas inolvidables, con cava bru nature, fresas, chocolates y experiencias deseables. Echo de menos las rosas rojas de tallo largo sin cortar.