Feliz San Valentín

Foto de macreboso1969.jpg

Anuncios

Pues vuelve a la cama y fóllame.

La luz del sol entraba por la ventana, por un instante no fui consciente de que ese era el último día del año. Abrí los ojos mientras los rayos del sol me provocan una inmensa sensación de calidez mientras continuaba abrazada a los almohadones en los que cada noche me acurrucaba.

Imbuida por esa cálida seguridad, decidí que este sería un día muy relajado, un día del que disfrutaría cada minuto, y del que no tendría prisa por despedirme, pero del que tampoco alargaría ni un minuto más de lo necesario. Siempre creí eso de qué, “como acabas un año pasarás el siguiente”.

Cuando estuve preparada para abandonar el delicioso arrullo de mi cama, me levanté a desayunar, acto que convertir en un ritual, café, tostadas, yogur y frutas, todo aderezado con una mesa preparada para tal fin y el tiempo necesario para disfrutarlo como si disfrutara las más deliciosas viandas que nunca hubiera probado.

Después de tan delicioso tiempo para mi, decidí ocuparme del correo, los mensajes y todo aquello que me conectaba inexorablemente al mundo real; me sumergí en aquella vorágine de mensajes y felicitaciones; leyendo, viendo, escribiendo y enviando los mismos buenos deseos para el año en que íbamos a entrar, sin que nadie lo pudiese remediar, en pocas horas. No se cuanto tiempo pasé sumergida en esa tarea que me absorbía por completo, cuando un mensaje me sacó de ese ensimismamiento en el que me encontraba; ese mensaje dio paso a otro y otro y otros mensajes que se convirtieron en una agradable charla y cuando fuimos consciente de ello ya estábamos compartiendo una comida casera y un buen vino, quizás poco típica para ofrecer a un invitado, pero comida casera al fin y al cabo.

La sobremesa decidimos hacerla en la sala de estar; nos gustaba charlar sin demasiados protocolos, así que entrelazar nuestras piernas con nuestros brazos se convertía en una rutina con la que nos sentíamos cómodos y para la que nunca pedíamos permiso. La conversación fue distendida y cómplice, nos reímos, nos regañamos, nos apoyamos y nos contamos nuestros pequeños fantasmas, aquellos que guardamos con recelo del resto del mundo. No esperaba más de lo que ya teníamos, una sobremesa apacible y llena de confidencias.

De repente, o sin haber hecho pausa, nos encontrábamos en medio de un deseo que nos llevó a pedir más y nos dejamos llevar. Quizo hacer lo que yo consideraba un ritual íntimo con el que me regalaba tiempo para mi y una agradable sensación. Me sorprendió descubrir que eso no cambió con él, seguía siendo un regalo para mis sentidos, algo que solo él podía conseguir.

Mi deseo crecía cada vez más y su miembro viril pugnaba por salir de ese amasijo de ropa que formaban su pantalón y su bóxer a medida que su miembro crecía y se hacía más duro y más ancho. Sus manos empezaron a moverse sobre mi cuerpo con probada maestría y mis orgasmos no se hicieron esperar, uno, dos, tres,… hasta que perdí la cuenta, y mientras pasaba de un orgasmo a otro más crecía mi necesidad de lamer, chupar, succionar y ordeñar su deliciosa , tersa, sedosa y deseable polla, y sin más fui a buscar lo que deseaba. La rodee con una de mis manos mientras le masturbaba a la vez que masajeaba sus llenas bolsas testiculares, miré su cara y aquello le gustaba, eso me dio aun más placer y se me hizo más necesario llevármela a la boca; su tacto era cálido y sedoso y sólo podía pensar en cuanto me gustaba hacerla mia mientras la succionaba y las primeras gotas de líquido preseminal se diluían en mi lengua, quería más y continué masturbándola, succionandola, lamiéndola y disfrutándola como nunca antes había disfrutado de tan exquisito manjar. Sus gruñidos de placer llenaban todo mi mundo y hacía que cada vez deseara más y más que se corriera en mi boca con un estallido de verdadero placer; así qué, me empeñé sin descanso en mi placentero propósito y sentí como se convulsionaba en mi boca y su semen salí a chorros, llenándome tanto la boca que me resultaba difícil tragarlo todo, no dejé de tragar hasta que lamí la última gota de su caliente y espeso semen. Su gesto se relajó y supe que eso le había gustado.

– ¿Qué haces?

– Supongo que tendrás muchas cosas que preparar para esta noche – mientras cogía su ropa para vestirse-.

– ¿Tienes algo que hacer ahora?

– No – dijo de manera rotunda mirándome a los ojos de una forma tan intensa y parando de hacer aquello que estaba haciendo, sin duda quería saber el por qué de mi pregunta-.

– Pues vuelve a la cama y fóllame.

17b47bbb1da47677e76c2ed2d0ed023c.jpg

Volvió a la cama y me follo, sin dudarlo, fue dulce y fiero, y cuidadoso e impetuoso. Cuando entró en mi, lejos de saciar el deseo que sentía por él, se acrecentó hasta límites insospechados. Entre en una nube en la que sólo podía sentir mi placer y el suyo; las posturas se sucedieron y mi deseo por él no se aplacaba, así pasamos horas, y cuando lo sentí retorcerse dentro de mi, en el momento que el orgasmo le llegaba, y su gruñido animal me sacó de mi ensimismamiento, sentí como se derramaba dentro de mi con chorros caliente que me llenaban hasta el ultimo rincón de mi interior, mientras mi coño lo ordeñaba deseando recibirlo todo dentro de mi. Se tumbó a mi lado y note como poco a poco su respiración se tranquilizaba y su pecho estaba cada vez menos agitado, hasta que su sosiego fue total, y sin dejar que el contacto físico que habíamos tenido casi desde que llegó se disipara, y sin pensarlo comenzamos a hablar, y por nuestras bocas salieron confidencias que posiblemente hasta ese momento nunca habíamos pensado en compartir. Me sentí tan unida a él; tanto cuando estábamos follando como cuando estabas en medio de palabras y confesiones.

En algún momento de la noche cada uno volvió a su realidad; él ha su encierro de intimidad, y yo a mi perfecta noche de despedida del año con familiares y amigos que elegimos como familia, y todo eso saciada y llena de él.

No olvidéis tener un feliz año.

Q.D.: 11 de febrero de 2018

El mes de octubre parecía empezar de forma espectacular y muy dulce para mi, pero fue sólo eso, “un parecía”; suerte que se presenta por delante un octubre prometedor. Nueva oferta de negocio; comienzo de curso y reencuentro con nuevos y viejos amigos; afianzando las amistades verdaderas; y conociendo a nuevos amigos que han resultado ser gente bonita para conocer. Esto si es espectacular y digno de conservar, ¿No creéis vosotros/as?.

Hubo cambio de planes y, octubre, noviembre y diciembre, se convirtieron en meses de convivencia, amor y  amistad con una personita a la que oí sus primeras palabras, me enseñó sus gateos y me regaló sus primeros pasos, “mi princesa Cocó”. Ahora no depende de ninguna de las dos, y la extraño, extraño no verla cada día, incluso extraño no verla de vez en cuando. Recuerda que te quiero “mi princesa Cocó”.

Me sigue sorprendiendo, a pesar de los años vividos, que algunos no saben que significa la palabra amistad, y tienden a confundirla con el concepto utilizar cuando lo necesitan. Aún no han aprendido que esa es la mejor manera de cerrarse puertas y atascar ventanas. Me pregunto si alguna vez dejaré de sorprenderme por cosas como estas.

El pasado año se acabó tal como empezó este y eso me gustó, y es como espero que continúe a lo largo de los meses, aunque sean distintos los parteners que me acompañen en esta aventura. 

¿Os conté que estuve en coma?, pues bien, ha sido un largo camino la recuperación, tanto  la física como la emocional, ha sido un duro camino, pero no un mal camino. Aprender a caminar, comer, hablar y pensar, huelga decir qué, ha sido un camino arduo y complicado, pero no se me ocurre que hubiese querido hacerlo de otra manera diferente. Encontrarme de nuevo, volver a sentir, disfrutar de las cosas grandes o pequeñas, renunciar a renunciar a vivir y sentir piel con piel.

f23ba3a68fb81999b8ad897b2cc47394.jpgY hablando de piel con piel, son varias las pieles que me han permitido sentir calor en sentido bíblico, y espero que algunas sigan estando a lo largo de los días y que algunas nuevas entren a formar parte de ese entramado que llamamos relaciones; relaciones con fecha de caducidad; relaciones en las que cuerpos grandes y fuertes no me harán sentir entre sus brazos, segura, querida y protegida. ¿Entonces por qué no esperar de ellas calor, sexo, lujuria y placer?

La saga Crossfire, de Sylvia Day, no me cabe duda de por qué es el bestseller número 1 en todo el mundo. Yo sin duda me sentí feliz y emocionada de descubrir a la historia de Gideon y Eva. Y si decidís compartirla también, por favor, no dudéis en contarme cual es vuestra experiencia con esta saga. 

Chicos/as, nos estaremos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida.

 

Cómo negociar en el amor

MARCELA LAGARDE, ANTROPOLOGA Y FEMINISTA, EXPLICA LAS CLAVES PARA LA IGUALDAD EN LA PAREJAmarcela-lagarde.jpg

Cómo negociar en el amor

Impresionada por la marcha “Ni una menos”, la emblemática feminista mexicana mostró de qué manera el amor patriarcal tradicional se basa en la opresión femenina. Y brindó pautas para que las mujeres puedan liberarse de ese cautiverio absolutamente naturalizado.

En medio de la expresión popular del #Niunamenos, Marcela Lagarde, la gran maestra feminista de América latina, estuvo en Buenos Aires y habló sobre los pliegues de la construcción del amor tradicional patriarcal, tal como lo conocemos. El amor como cautiverio, el amor como opresión: “No concibo el amor sin el análisis del poder”, advirtió. Explicó que “muchos hombres anticipan verbalmente la violencia física o verbal, la violencia económica, patrimonial y no les creemos hasta el día que actúan: te destruyen tus cositas, te cortan tu ropa, te empujan”. Y propuso “nuevos modelos de convivencia y cuidados distintos, con solidaridad y con responsabilidad”, partiendo de que las mujeres antes que nada sean egoístas, se conozcan y crean en sí mismas.

Fue un viaje agitado para Marcela Lagarde y de los Ríos. Llegó al país para participar del III Foro Internacional sobre los Derechos de las Mujeres, realizado por el Consejo Provincial de las Mujeres de la provincia de Buenos Aires. Estuvo en el Teatro Argentino de La Plata, en una jornada donde el eje fue “Poder con mujeres. Otra construcción es posible”. Durante la convocatoria del #Niunamenos, estuvo frente al Congreso para ser parte de esa movilización que tanto sueña que ocurra en su país.

En el Museo Evita participó en un conversatorio sobre “Claves feministas para las negociaciones en el amor”. Si bien ella es internacionalmente conocida por su trabajo, investigaciones, militancias para que las mujeres puedan vivir sin violencia y por haber acuñado y popularizado el término feminicidio, sus reflexiones sobre el amor atraviesan muchos de sus trabajos. Incluso ahora mismo está haciendo otro libro investigando a las feministas y su relación con el amor.

Un conversatorio tiene algo de las viejas tertulias donde se aprende a partir del intercambio de ideas. Allí, ella hizo de todo, siempre con su calidez acompañada de una lúcida oralidad para allanar temas tan complejos. Intercambió un libro con una mujer boliviana que le agradeció sus palabras. Profundizó algún concepto a pedido de una antropóloga que la llamó “la reina de mi marco teórico”. Habló, enseñó, aconsejó, divirtió a las asistentes y las hizo pensar.

–¿Cómo surgió la idea del libro Claves para la negociación en el amor?

–Alguien me preguntaba hace tiempo ¿qué tiene que ver el feminismo con el amor? Estaba como horrorizada de que yo como feminista hablara del amor. Y yo aproveché para contar que el amor ha sido uno de los grandes temas del feminismo de todos los tiempos y ha estado en el centro de las preocupaciones vitales de las feministas. Es una clave importante la condición de modernidad de mujeres como feministas que reflexionan sobre el amor por un lado, pero al mismo tiempo, rebeldes, subversivas, trastruecan el contenido, se preocupan por cambiar el contenido del amor. O sea, se vuelven críticas del amor y una de las críticas más importantes de las feministas y por ende de los feminismos ha sido la crítica del amor hegemónico. Entonces no se usaba esa palabra pero desde Gramsci para acá planteamos la hegemonía. Yo desde ahí he hecho mis reflexiones personales sobre el amor como investigadora, como antropóloga. Me interesó mucho mirar la hegemonía amorosa y qué papel jugaba en nuestras vidas pero también en eso que en antropología llamamos la organización social de género. Entonces para mí ha sido un tema constante. Mi libro “Los cautiverios de las mujeres. Madresposas, monjas, putas, presas y locas” –fíjense los nombres de los estereotipos simbólicos– está atravesado por el amor. Es un libro, en parte, sobre el amor como cautiverio. Yo recuerdo que en el examen de lo que fue mi tesis doctoral alguno de los sinodales se quejó de que no hablase yo de las dulzuras del amor. Le dije “estás leyendo un libro sobre la opresión amorosa, por favor ubícate”.

La frase provocó una de las primeras carcajadas del público, que fue de la reflexión a la risa, durante la hora y media que duró el encuentro.

–Fui de la investigación empírica de las mujeres concretas –relató Lagarde–, con sus guardianes de los cautiverios, con sus directores espirituales, políticos, líderes, todos los hombres con los que convivimos las mujeres, y fui encontrando esos estereotipos simbólicos. Esos son el resultado de la investigación, no fueron la hipótesis. Fue el resultado después de entrevistar más de 100 mujeres de distintas clases, de distintas etnias. Estudié en muchos ámbitos diferentes qué pasa con el amor y qué pasa con la vida cotidiana de las mujeres en ese entorno amoroso supuesto. Bueno, yo a eso le llamé cautiverio. No es nada más una metáfora. Es un verdadero cautiverio. Yo me tomé la palabra de los textos medievales. Estaban cautivas las mujeres encerradas material y simbólicamente, pero sobre todo políticamente. He tenido desde entonces para acá una observancia política del amor, no concibo el amor sin el análisis del poder que implica el contrapoder, la falta de poder, la construcción de la dominación, la construcción del encantamiento, porque el cautiverio en muchas ocasiones implica que las mujeres nos sintamos cautivas, viviendo entre rejas, entre muros altos sin poder salir, entre puertas y ventanas cerradas, todo ese mundo difícil de la vida amorosa a la usanza. No la que nos inventan, que nos fantasean, que nos idealizan como el espacio de la gran felicidad, sino la que se da en la vida cotidiana de la mayoría de las mujeres por lo menos en mi país. (…)

El cautiverio implica también el estar encantadas, cautivadas, a través de los mitos, de las ideologías amorosas, que son de lo más importante para que la vida se de como se da. Esas ideologías no se estudian en las facultades de las ciencias políticas, en casi ningún lugar, salvo en espacios feministas. Y eso es lo que está en el origen de por qué yo me interesé en el tema y lo investigue como antropóloga. Pero luego como feminista tallerista, activista, lo he trabajado muchísimo. Las negociaciones en el amor vienen de un taller que di en Nicaragua hace muchos años. La palabra “negociaciones” viene de Clara Coria, que además de mi amiga es mi maestra. Lo que ella dice es que para entender que tienes que negociar o que ahí hay negocio, nos cuesta un rato a las mujeres. Porque creemos que es una relación que no tiene nada que ver con las negociaciones ni nada, y “pongo el corazón por delante, las hormonas y la pasión total y absoluta, y cómo voy a pensar en negociar, eso sería tramposo, traidor y heriría los sentimientos de otra persona…”

–Los hombres no piensan eso…

–Los hombres luego te digo cómo. Lo que yo quería resaltar en el taller es que la negociación primera que hay que hacer es interna. Una con una misma. Esa mismidad, que es también un tema que he trabajado toda la vida, me parece básica para el amor. Quién diría, cuando en el mundo allá afuera nos dice a las mujeres que no seamos egoístas, y que hay que ver al otro. O sea, una cosa exótica. Cuando nosotras apenas nos vamos viendo a nosotras mismas, ya nos llaman a ver al otro. Cuando son los hombres los que apenas están descubriendo que viven en el mundo junto a otras personas. En cambio, lo que Clara nos dice en sus bellos textos es que antes de salir a decir esta boca es mía, tengo que ponerme de acuerdo conmigo misma, porque si no, sin tomar decisiones me voy a poner en bandeja de plata a la otra persona que sí va a negociar, sea quien sea.

–En el libro dice que para las mujeres es muy fuerte el definir la identidad a partir de a quien amamos, y para los hombres no es así. Y también, que “el primer principio para el amor es el no te creo”. ¿Cómo es eso?

–El “no te creo” porque las mitologías amorosas construyen creencias y las mentalidades desarrolladas en las mujeres son mentalidades de fe, de creencias, de dogmas y en lo primero en que se nos hace creer es en los demás y no en nosotras mismas. Y veamos qué es lo que hacemos nosotras para ir logrando que las mujeres confiemos, en el sentido de confiar en alguien. En primer lugar que confiemos en nosotras, porque el sentido común es creer en los demás, en creer en sus palabras. Es más, tanto “el no te creo es válido”, como el “créanles”. Porque los cónyuges te dicen muchas cosas y no les crees. Y tratas de convencerlos. Y te avisan. Y quiero decirlo por el tema de la violencia, muchos hombres anticipan verbalmente la violencia física o verbal, anticipan la violencia económica, patrimonial y no le creemos hasta el día que actúan: te destruyen tus cositas, te cortan tu ropa, te empujan. Pero ya te lo habían dicho.

–Pareciera que las mujeres, que son tradicionalmente las cuidadoras, no saben cuidarse a sí mismas.

–Esa es una de las más graves estructuras patriarcales. No es que no se nos dé cuidarnos, es que lo perverso del orden patriarcal es tener millones de especialistas en cuidar a los otros. Millones enseñadas a descuidarnos en parte. O a cuidar mucho ciertos aspectos de nosotras, de nuestra vida, que no necesariamente son los prioritarios, con el descuido de otra parte de nuestras vidas. Y el amor como lo conocemos tiene una gran parte de cuidado. Y en el modelo más tradicional es cuidado absoluto, cuidado del cuerpo, de la sexualidad del otro, del placer del otro, de la casa del otro. O sea, lo totalitario patriarcal es un cuidado absoluto, pero al mismo tiempo con cierto descuido en tu salud, o en tu formación, o en tu espiritualidad. Y también mientras más nos descuidemos, más está el deseo profundo, inconsciente de ser cuidadas, entonces las mujeres cuidamos por carencia, no por convencimiento y necesitamos cambiar eso si queremos cambiar la forma de amar a la pareja.

–¿Qué les pasa a las mujeres cuando esperan que las amen como ellas aman y no les devuelven eso?

–Pues hay una gran frustración. Hay una gran tristeza. Hay un duelo. A veces no lo hacemos. Nos cuesta mucho hacer ese duelo. Pero si queremos dejar de tener la fantasía de que nos amen como nosotras amamos, tenemos que hacer el duelo del reconocimiento de que no se puede. Entonces, más bien veamos cómo se puede, qué sí se puede, en estas condiciones, con estas personas y dejemos de fantasear, omnipotentemente, que podemos cambiar al otro para que nos amen como queremos que nos amen.

FUENTE: PAGINA 12,  Por Sonia Santoro, 21 de junio de 2015

Entregando tu CV: ¿Email o en mano?

28994.jpgCAPLEA
Santander,23.10.2017 – 

A diario, en los departamentos de recursos humanos de las empresas, se reciben decenas de currículums, por lo que destacar no es una tarea sencilla. Sin embargo, en la mano de la persona que envía su CV está hacer todo lo posible para no ser descartado por no cumplir con unos mínimos en la primera fase de selección.
La idea es hacer una presentación atractiva del CV, de forma que invite a querer saber más sobre el candidato. Con atractivo no nos referimos a llamativo, sino a que se ajuste a lo que el seleccionador está buscando y que lo pueda encontrar haciendo una lectura por encima del correo en el que adjuntas el documento. Ayúdale a ver tu CV entre los demás.

 

Enviar el CV por email

La mayoría de las veces, es probable que hagas llegar tu currículum vía email. En este caso, es importante que cuides todos los detalles de esta vía de comunicación, ya que supondrá tu primer contacto con la empresa. Ten en cuenta la dirección de correo, el asunto, el cuerpo del mensaje y el documento adjunto.

– La dirección de correo desde la que envíes tu CV debería ser una dirección formal. Lo aconsejable, en este aso, es crear una con tu nombre y apellido. Puedes dar de alta una nueva cuenta de correo solamente empleada para enviar CV de forma sencilla y gratuita.

– El asunto tiene que ser muy claro, como por ejemplo: CV de Luisa Carrasco. Redactora. En muchas ofertas de empleo te indican lo que debe ir en el asunto para localizar las candidaturas rápidamente entre todo el correo que llega a RRHH.

– El cuerpo del correo hace las veces de carta de presentación, por lo que tendrás que cuidar que tenga la información suficiente ajustada a los requisitos de la oferta. En ella debes incluir un saludo correcto, sin ser demasiado formal. Un Buenos días/tardes sería, por ejemplo, adecuado. Si es posible, dirígete a alguien en concreto del departamento de recursos humanos de la empresa en cuestión. Investiga en la página web de la compañía a nombre de quién debes enviar el email.

Comienza explicando el motivo por el que estás interesado en la candidatura y, por tanto, envías tu CV. Si se trata de una candidatura espontánea, explica brevemente por qué tu CV puede resultar interesante para la empresa y en qué puesto o departamento podrías desempeñar tu trabajo.

Si es para una candidatura publicada en un portal de empleo, haz referencia a la oferta y explica en tres o cuatro líneas qué eres. Añade las palabras clave de tu profesión y haz hincapié en algún aspecto que pueda llevarles a abrir tu CV. Tu nivel de idiomas si eres bilingüe, el manejo de algún programa que esté incluido dentro de los requisitos y que no sea muy habitual, una dilatada experiencia, etc. La cuestión es dar algún detalle que les invite a abrir el documento adjunto donde les enviarás el CV.

En este punto, es interesante remitir a una página web donde puedan ver una muestra de tu trabajo, en caso de que la tengas y, finalmente, despídete y deja tu teléfono en la firma para que puedan localizarte sin necesidad de volver a abrir el archivo adjunto.

– El documento del CV conviene que esté en un formato PDF, pues al ser un formato muy popular te asegurarás de que nadie tendrá problemas para abrirlo, además, la presentación de la información permanecerá tal y como la has diseñado. El documento que adjuntes, también debe ir nombrado con tu nombre y apellido.
Además, reducir el CV a una o dos páginas como máximo es fundamental, así como utilizar una tipología legible (tipo Arial o Times New Roman), en el tamaño adecuado para una lectura cómoda (cuerpo 10 o 12).

 

Entregar el CV en mano

En el caso de que quieras entregar tu CV en mano, te recomendamos que lo hagas solamente si se trata de un negocio a pie de calle donde lo soliciten, pues en muchas ocasiones, el hecho de querer entregarlo de una manera distinta a la solicitada inicialmente puede suponer un punto negativo en tu contra.

Si se dan las circunstancias adecuadas para este entregar tu CV mediante este procedimiento en mano, mete el documento en un sobre o protegerlo con una carpetilla al entregarlo para que resulte más elegante. En este caso, tendrás que acompañar el CV con una carta de presentación en el que describas brevemente tu perfil profesional y por qué tu trayectoria puede resultar interesante para el puesto.

Lleva el registro de todos los lugares donde dejas tu CV y, en el caso de que pasado un tiempo, una semana por ejemplo, no te hayan llamado, ponte en contacto con la empresa para interesarte por la marcha del proceso de selección. Mostrar interés por el puesto puede ser la diferencia frente a otros candidatos.

FUENTE: InfoEmpleo / CAPLEA

GRAN VICTORIA HISTÓRICA DE LA RASD, por Mohamed Salem Ouldsalek

Buenas noticias después de años de lucha y olvido…

La actualidad #saharaui HOY

GRAN VICTORIA HISTÓRICA DE LA RASD

Hoy 16 de Octubre 2017 la RASD obtuvo una victoria diplomática que la historia retendrá como un reconocimiento de África al heroísmo de un pueblo que durante décadas se mantuvo de pie frente a la injusticia, la opresión, el éxodo, el exterminio y frente a la complicidad de muchos poderosos de nuestro mundo.

Así pues, el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Honorable Unión Africana decidió que la Organización Continental no acepta ni aceptará una Cumbre con la Unión Europea sin la RASD.

El Consejo dio mandato firme al Presidente de la Comisión de la Unión de convencer a Cota de Marfil enviar la invitación de participación a la RASD antes del 27 de octubre y en caso de no satisfacción de esta decisión la Cumbre del Partenariado de la UA-UE será AUTOMÁTICAMENTE organizada en Addis Ababa.

Esta Histórica posición política de…

Ver la entrada original 152 palabras más

Q.D.: Lpgc, 26 de septiembre de 2017

No me equivocaba con ese vestido del que os hablé, ese que era perfecto para mi desde el instante en que lo vi en la percha de aquella tienda. Con él, entré en ese mundo al que pertenecía pero con el que todavía sólo soñaba. Ese mundo que desde hace tres años, voy redescubriendo cada día. Vestido, sandalias de fantasía, maquillaje y un recogido con adornos para la ocasión. Cena y baile. Simplemente una noche perfecta.

He vuelto ha reencontrarme con mis compañeros de facultad y siguen siendo los mejores compañeros que podría haber tenido. A pesar de estar en cursos diferentes o asignaturas diferentes, no hemos dejado de mantener el contacto durante el verano y lo primero que hicimos, acabado los exámenes de septiembre, ha sido reunirnos para tomar café porque nos echábamos de menos. Y sin duda os digo qué, estos son los mejores compañeros de facultad y de profesión que se puedan tener, gente con la que comparto estudios y compartiría despacho sin dudarlo. Gracias chicos/as, gente como vosotros hace que continúe creyendo en el ser humano. Os quiero.

Chicos/as, siempre os animo a leer literatura erótica, pero no os recomendaría la trilogía de “cincuenta sombras“. Es como poco decepcionante como novela erótica, el primer libro te crea expectativas para el segundo aunque te deja sin saber que le falta, con el segundo llegas al final esperando satisfacer esas expectativas y acabas poniendo tus esperanzas en el tercero, y el tercero es aún más anodino que los anteriores. Supongo que puede parecer espectacular a quien no haya leído nada del tema o a quien tenga una educación muy tradicional, pero después de haber descubierto a escritoras como Megan Maxwell, Maya Banks y otras mujeres como ellas, esperamos buena literatura erótica y una cuidada narrativa; porque sí, reconozcamos que las mujeres tienen una sensibilidad y una visión del sexo, de la sumisión-dominación e incluso de sado, además de una manera de vivirlo, disfrutarlo y contarlo, distinta a la de los hombres.

Si os recomendaría los cuatro libros de la saga “Amos y Mazmorras“, de Lena Valenti.

Así como el último de Megan Maxwell, “hasta que salga el sol“, Con Megan siempre es delicioso leer, sea literatura romántica o erótica, y como todas sus historias, son cercanas, que transcurren en lugares de España y sus personajes tienen nombres como Ruth, Yanira, Silvia, Marta,…, nombres que te hacen sumergirte en la historia como si se tratara de la historia de alguna conocida.

Hace unos días leí que la Real Academia de la Lengua española ha incorporado nuevas palabras y creo que es mejor que os cuente mi reacción tal como la escribí entonces: el listado de las nuevas palabras son; “palabro”, “almóndiga”, “asín”, “culamen”, descambiar”,” toballa”, “abracadabrante”, “güisqui”, “vagamundo”, “friqui/friki”, “cederrón”, “otubre”, “papahuevos”, “ño”, “tuit”, “papachulo”, “espanglish”, “conflictuar”, y “euroescepticismo”; y esta mi reacción:

No cabe duda qué, estábamos necesitando estos términos para describir a los “genios” de la RAI.

“Ño”, “asin” que estos “frikis” ” papahuevos”, que no, “papichulos” quieren “conflictuarnos” este mes de “otubre” con ese rollo del “espanglish” que me deja “abracadabrante” por los “palabros” que han añadido “descambiando” el castellano.

Publiqué un “tuit:”<< estoy casi segura de que tienen “almondigas” envueltas en “toballas” por cerebro y pensar piensan con el “culamen” después de beberse todo el “güisqui” barato como “vagamundos>>”.

Esto me lo guardo en “cederrón” porque no me van a creer, porque la gente es “euroesceptica”.

¿¿¿Que me decís de esta “genialidad” de la RAI ???

La RAE lo hizo de nuevo.jpg

http://ortografialit.blogspot.com.es/2017/09/la-rae-lo-hizo-de-nuevo-no-vas-creer.html?spref=fb

Chicos/as, nos estaremos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida.

Q.D.: Lpgc, 12 de agosto de 2017

Antes que nada, saludaros a todos/as.

Se que he estado desconectada, pero sólo porque he estado viviendo, y estad seguros de que os he echado de menos a todos y cada uno de vosotros/as.

Cada día descubro qué, puedo hacer cosas que no creí poder volver a hacer o que ya ni  siquiera me planteaba que podría hacer. He vuelto a vivir, a creer, a desear, a ser feliz, ya sabéis, esas cosas que hacen que la vida valga la pena. Supongo que no hay nada como estar más muerta que viva para no olvidarte de disfrutar cada pequeño o gran momento que se nos presenta.

Oh chicas, tengo que contaros algo. Hace unos días vi algo qué, desde el primer instante desee llevármelo a la boca y saborearlo durante el resto de mi vida. Era perfecto para mi, tamaño, grosor, color, tacto, calidez y textura; y su anfitrión es un encanto aunque me temo que aún no sabe lo especial que puede llegar a ser cuando decide comunicarse.

Y si chicos, nosotras también tenemos preferencias, y es cierto qué; podemos quedar satisfechas con muchas y distintas, que otras son tolerables aunque no memorables y que a otras les pondríamos ordenes de alejamiento; y después está esa, ella, la que desde que la ves y la tocas sabes que es perfecta para ti, y que la desearas siempre. Si chicos, que no os engañen, que eso del tamaño son sólo rollos que os montáis vosotros solitos en los vestuarios del gym. Y que las chicas tenemos un criterio propio del que depende qué; inventemos mil maneras de darle placer a nuestro chico porque su placer es el nuestro, o que nos convirtamos en muy “tradicionales” lo que se traduce en, busco la manera de jugar lo menos posible con ella.

En fin, que me muero por descubrirla…

 

¿Recordáis que os dije que estaba leyendo a varias autoras de literatura erótica?, f037873b359c0872a88f9ae53e8846f8--dress-drawing-drawing-art.jpg pues bien, he leído más de ochenta libros en dos meses y si tenéis la oportunidad nos os perdáis las bibliografías de la española Megan Maxwell y la norteamericana Maya Banks. Sus obras son geniales, y además buena literatura si os gusta la novela erótica. Puede que algunos/as no os hayáis planteado leer sobre el tema, pero si me permitís una sugerencia, deberías intentarlo, y acabaréis descubriendo que la literatura erótica no es un puñado de libros guarros como nos han hecho creer, sino relatos de maneras distintas o parecidas a las nuestras de vivir la sexualidad.

¿Sabéis esa sensación que se tiene cuando descubres en una tienda esos zapatos o esa blusa o ese vestido que lleváis tiempo queriendo encontrar?, ¿Del que no habéis imaginado modelo, color y adornos?, ¿Ese que cuando lo veis en la percha o en la estantería de un escaparate, sabéis de inmediato que es el vuestro?, ¿Ese que os quedará como un guante y con el que os sentiréis especiales y seguras?. Pues ese vestido es el que yo encontré hoy, me resulta una sensación deliciosa.

Chicos/as, nos estaremos hablando mientras en mi vida siga habiendo vida.

Q.D.: Lpgc, 01 de mayo de 2017

Lpgc, 1 de mayo de 2017

Hoy por fin, he hablado con mi mejor amiga, hacía tiempo que no hablábamos y aún así, ha sido fácil, como si nunca hubiéramos dejáramos de hablar, durante tantísimo tiempo. La quiero, la extraño, y necesito su complicidad como la necesitaba cuando era niña. Y de lo que estoy segura es de que ella siempre estará ahí para mi y yo para ella.amapolas-silvestres_21098151.jpg

Recuerdo las excursiones al cercado que estaba detrás de la casa de campo -a lo que nosotros llamábamos ir “al campo”-, cuando íbamos a coger amapolas, cuando ella cogía un montón de bichos y yo no podía ni con una mini hormiga sobre mi mano, jugar con las muñecas Nancy, bailar, jugar al clavo en la playa, y mil juegos más… todos y cada uno de los que forjaron lo que ahora somos, lo que siempre seremos. hermanas de corazón, te quiero prima. 

Se que hace mucho que no os cuento que ha sido de mi vida. Sin duda, han sido unos días, quizás unas semanas, intensas. he pasado gran tiempo de este leyendo casi todas, sino todas, las bibliografias, de las prolíferas escritoras Megan Maxwell y a Maya Banks.

La obras de Maya Banks son increíbles, la narrativa es tan descriptiva que te hace vivir cada escena del libro como si estuvieras viviéndolas en lugar de leerlas, el tratamiento que le da a la sumisión y a la dominación es de lo más apetecible, erótico, sensual y honesto. 

Con respecto a las obras de Megan Maxwells, tienen una descriptiva sensual y cargada de erotismo y emotividad que te transportan a las vivencias de los personajes de sus libros, y el trato que da a la sumisión y a la dominación es exquisito. Pero sin duda, lo que más me ha enamorado de su obra es qué, cada personaje de cada historia, libro o trilogía, entre ellos, están relacionados, no sólo en la propias trilogías, sino entre el resto de su obra, es como si cada historia fuera la continuación de la anterior, dónde los personajes obtienen relevancia en función de la historia de la que forman parte, y cada personaje, sitio, país y trama esta entrelazadas entre si, y llegas a sentir que conoces la historia desde el principio hasta la fecha. esta es una sensación increíble para el lector.

He saboreado con más intensidad mis clases y he terminado con un estúpido juego al que ya no me gustaba jugar, no entiendo por qué la gente acostumbra a hacer difícil lo que no lo es. No entiendo a aquellos que carecen del valor suficiente para hacer lo que deben sin excusas. Pero si se qué, <>>, lo que hace la decepción sea aún mayor